martes, 13 de noviembre de 2012

Rendir cuentas: información acción


La acción es el fruto propio del conocimiento. Thomas Fuller
Desde hace tiempo que tengo claro que la información es para la acción, y que consecuentemente necesito información para poder actuar y modificar mi práctica asistencial y preventiva. Siendo prioritario el conocer para poder "Rendir Cuentas a la Población a la que Atiendo" de como  desempeño mi labor profesional y que aspectos debería cambiar para mejorar el impacto en el salud y bienestar de los pacientes que comparten consulta conmigo.

Pues como ya indique en enero de este año... PROSIGA me ha dicho SÍ. Después de varios intentos para conseguir desencriptar los archivos protegidos bajo mi firma electrónica, me han mandado, un año después, los datos solicitados en noviembre del 2011 (ver procedimiento), y que llevan por título “Identificación de pacientes asignados a un cupo médico con posibilidad de mejora en su control clínico programado con los siguientes diagnósticos CIE como problema activo en su historia de salud: cardiopatía isquémica (SD468), enfermedad vascular cerebral (SD469) hiperlipemia (SD470), diabetes mellitus (SD471), hipertensión arterial (SD472), enfermedad pulmonar obstructiva crónica (SD473), asma (SD474)”... cuando termine de revisarlos el problema es que no sé con que compararlo pues no se aportan valores de referencia de otros centros de salud y/o de la comunidad valenciana. Sea de la forma que sea intentaré sacar una información que pueda compartir con la población a la que asisto. Un año para obtener esta información me ha animado a pedir más informes para el 2013 y así saber como estará mi consulta en el 2014... una lastima el que no aceptaran mi solicitud realizada en el 2009.
Según se desprende del artículo publicado en Med Clin. 2012;139 (precisa suscripción) "Rendir cuentas ya no es opcional", hay evidencias suficientes para aceptar que hacer públicos estos datos mejora los resultados y los pacientes tienen derecho a conocer esta información. Sin embargo, los profesionales sanitarios somos habitualmente reacios (aunque en una proporción desconocida en nuestro medio: simplemente no se ha evaluado nunca) a dar publicidad a nuestros resultados. Hay razones legítimas para entender esta oposición: la calidad de los datos y la bondad (exactitud, precisión, sensibilidad, especificidad) de las medidas o indicadores empleados son 2 de ellas. Pero, como se indica en el artículo, «los problemas técnicos no son tan importantes en el contexto mayor de la transparencia pública». Nuestro trabajo diario y nuestra credibilidad, así como el apoyo que los ciudadanos prestan al sistema sanitario público, merecen esta respuesta: más transparencia e intentar mejorar en lo posible los resultados en salud. De hecho entre las estrategias priorizadas por distintas comunidades en sus planes de atención a la cronicidad, en concreto la Junta de Andalucía, se plantea el profundizar el la difusión pública de los resultados de salud del servicio de salud... Impulsando funcionalidades en los Sistemas de Información Sanitarios (SIS) que permitan a los profesionales, monitorizar los resultados clínicos, conocer el cumplimiento y resultados de sus objetivos asistenciales y preventivos, así como estratificar a sus pacientes según sus necesidades... parece que todavía en la Comunidad Valenciana nos queda mucho por aprender y mejorar.