sábado, 23 de abril de 2011

¿Que cifras de Presión Arterial apunto?

 Engañar al que engaña es doblemente entretenido. Jean de la Fontaine.
En una sesión de equipo se nos planteó la duda de ¿Que cifras de Presión apuntar en la hoja de monitorización de un paciente que acude por cifras de presión elevada?. El motivo es que no se puede reflejar en esta hoja de monitorización varios apuntes realizados en el mismo día, así como modificar la cifra ya registrada en un "nuevo contacto" aunque sea del mismo profesional.
A esta pregunta podemos sumar las siguientes: ¿Que valores de presión registramos si realizamos una triple toma?; ¿Que cifra registramos si no confirmamos que la presión arterial elevada inicialmente, siendo las posteriores inferiores?; ¿Que cifras dejamos registradas si tras tratar al paciente conseguimos un control adecuado de estas cifras de presión inicialmente elevadas?; ¿Que cifras de presión arterial registramos en un paciente que hace autocontroles domiciliarios y acude para su cita programada, las que nos aporta por su autocontrol o la que le tomamos en la consulta -normalmente más elevada-?...
Pues curiosamente la respuesta a estas preguntas eran las más desfavorables en relación al grado de control del paciente Hipertenso: se registraba normalmmente, la presión arterial más elevada de las tomas, la que motivo la consulta por presión arterial elevada independientemente de su control adecuado posterior, y las cifras tomadas en consulta pese a que estas fueran superiores a las de sus autocontroles...
El problema tiene fácil solución si nos planteamos que en el apartado exploración del contacto podemos escribir las cifras de Presión Arterial de los controles/tomas/autocontroles y establecer la evolución. Pero la respuesta más adecuada responde a el planteamiento de ¿cual es la cifra de presión arterial que nos interesa reflejar en esta hoja de monitorización?. Desde mi perspectiva nos intereza aquella que nos ayude a orientar el plan terapéutico del paciente ¿está bien o mal controlado?, y en este sentido la respuesta sería "registrar las cifras de presión que establecen la toma de decisiones sobre el paciente": la más baja de la triple toma; la resultante de mi intervención tras una urgencia hipertensiva (falsa o verdadera); las de sus cifras de autocontrol...

Por otra parte uno de los indicadores de nuestra productividad varible (Datamart de SIA) tienen que ver con las cifras que nosotros reflejemos en esta hoja de monitorización "Indicador de resultado de HTA", por lo que hemos de garantizar que esta recomendación no obedece a un afan de engañar al que nos engaña, como Joan Gené, concluye en el editorial titulado "Basta de «clicar» casillas", publicado en Aten Primaria. 2007;39(4):169-70: "Los modelos actuales de retribución variable tienen un elevado coste de transacción. Para que sean más eficientes, los directivos sanitarios deben aclarar si persiguen mejorar la justicia retributiva o promover la práctica de ciertas actividades. Si buscan lo primero, unos pocos indicadores les dan una aproximación muy adecuada de la calidad asistencial. Si, por el contrario, desean promover actividad, han de escoger registros que las reflejen pero que no puedan ser manipulados por los interesados. En cualquier caso, urge seguir evaluando las repercusiones de estos modelos retributivos sobre la salud de los ciudadanos". Según los datos más actuales disponibles (Med Clin. 2011;136(7):295-7) el control de la hipertensión solo se consigue en el 40% de los pacientres tratados en atención primaria en España y en el 25% de la población generar, tampoco se trata de duplicar estas cifras con registros no adecuado.